¿Es sabia la naturaleza? Tenemos derecho a explotarla?.

<< blog Más madera

Ponemos aquí un resumen del artículo de Dña. Inés González Dóncel, Vicedecana del Colegio Oficial de Ingenieros de Montes, titulado ,«La conservación de la naturaleza y el pensamiento Alicia»

A modo de resumen. En la actualidad, cada vez más personas están abrazando la idea de que la naturaleza es una fuerza sabia que se regula por sí misma y que no tenemos el derecho de explotarla. Esta percepción ha ganado rápidamente seguidores en entornos urbanos. ¿Cómo podríamos resistirnos a apoyar iniciativas que buscan la inclusión de ciertas áreas en Parques Nacionales, la eliminación de la caza en general y, en particular, la caza del lobo, la prohibición de la tala en bosques remotos de las regiones despobladas de España o la contención de la expansión del eucalipto? No hacerlo nos expone al riesgo de ser etiquetados como insensibles.

A menudo se pasa por alto el análisis de las implicaciones sociales y económicas de cada una de estas medidas, a pesar de que deberían ser consideradas en igualdad de condiciones que las consideraciones ambientales. Esto es lo que implica el concepto de desarrollo sostenible. Es importante evitar los sentimentalismos que no contribuyen al bienestar general y que escapan a un análisis objetivo necesario para tomar decisiones racionales.

La  moratoria en la plantación de eucaliptos en el Plan Forestal de Galicia es otro ejemplo de cómo la política está influenciada por un pensamiento simplista. No estamos debatiendo si la decisión es buena o mala, pero sí cuestionamos la falta de argumentos sólidos y claros para respaldarla, porque esos argumentos existen. Podemos entender e incluso compartir la idea de que no se debe permitir una expansión masiva de eucaliptos en una región de España, ya que estas plantaciones pueden afectar negativamente algunos servicios ecosistémicos del bosque. Sin embargo, también deberíamos ofrecer alternativas económicamente viables a los propietarios de tierras forestales cuyas fincas son pequeñas. Además, se deben analizar las repercusiones en nuestra balanza comercial de madera, así como el papel que desempeña esta especie como sumidero de CO2. Lo que no compartimos es la criminalización del eucalipto ni que se le llame «árbol gasolina».

El hecho de que Galicia concentre una parte importante de los incendios en España no tiene una relación directa con la presencia del eucalipto, ya que las estadísticas demuestran que las zonas con estas plantaciones no son las más propensas a los incendios. El problema tiene raíces sociológicas y posiblemente esté relacionado con la ordenación territorial, pero no es exclusivamente un problema ambiental.

En la actualidad, la opinión pública o publicada, tiene un papel fundamental en la toma de decisiones y el gobierno. Nunca antes hemos tenido acceso a tanta información sobre lo que se hace y dónde se hace. Esta información y opinión, aunque no siempre estén respaldadas por un conocimiento profundo, se difunden rápidamente sin importar quién las genera o cuán fundamentadas están. Dado que todos tienen acceso a la gestión de los recursos naturales, es importante tener en cuenta esta opinión y, lo que es aún más importante, explorar cómo los ingenieros de montes y forestales pueden incorporar su visión en este contexto

Los casos mencionados son ejemplos destacados de cómo una educación ambiental tergiversada y simplista ha llevado a una sociedad que acepta como verdad una imagen idealizada de la naturaleza, exenta de la presencia humana.

El artículo completo en

La conservación de la naturaleza y el pensamiento Alicia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras entradas

× ¿Cómo podemos ayudarle?